miércoles, enero 27, 2010

¿ES VERDADERO QUE NUESTRA HISTORIA NO ES VERDADERA?


¡Despiértese ya, Filipinas!

Cuando yo estaba en el colegio, descubrí que el llamado "Héroe de Mactán" no llevó el nombre de un pescado. ¿Su verdadero nombre? Cali Pulaco. Está documentado. Por lo tanto, ¿por qué no ha sido corregido alguna vez por el bien de los alumnos filipinos?

Es sólo la punta de iceberg. Y esa punta me hizo interesado para investigar más sobre la historia filipina.

A lo largo del camino, descubrí más errores (¿o mentiras?) sobre nuestra historia, particularmente con el caso del idioma castellano. El reino español duró trescientos treinta y tres años. La ocupación americana duró menos de cincuenta años. ¿Pero qué lengua está siendo forzada sobre nosotros?

Aparte del susodicho, aquí están las otras falsedades (y otros que no aprendimos dentro las aulas) que descubrí en el estudio y la enseñanza de nuestro pasado:

1.) Nos enseñaron que Fernando Magallanes y Miguel López de Legazpi "invadieron" nuestro país aunque el concepto de Filipinas no existiera durante esos tiempos.
2.) No nos enseñaron que los numerosos levantamiento que pasaron durante los tiempos españoles eran solamente casos de policía/criminales (incluyendo la revuelta traicionera de Diego Silang). Pero nuestro sistema educativo nos enseñó que esas eran "revueltas" contra "la tiranía española".
3.) No nos enseñaron que Filipinas era una provincia de ultramar de España y los filipinos eran ciudadanos españoles. Nos enseñaron que Filipinas era meramente una colonia.
4.) Nos enseñaron que el sistema de escuela pública fue primero traído por los gringos y no por los españoles.
5.) La Liga Filipina de José Rizal era realmente una logia Masónica. Pero este hecho no nos era enseñado.
6.) Y hablando de Masonería, no hay ningún énfasis en el estudio de su papel en la historia filipina. ¿Por qué?
7.) Nos enseñaron que Andrés Bonifacio era el fundador del Katipunan. La verdad es que Deodato Arellano era el fundador verdadero (con --indirectamente-- Marcelo H. del Pilar) de ese grupo terorista .
8.) ¡La sexta parte de la población filipina pereció como víctima de las sangrientas masacres perpetradas por los invadores estadounidenses entre 1898 y 1902 (y durante ese tiempo, habían sólo nueve millones de filipinos). Claramente, ¡era un GENOCIDIO! Pero otra vez, ¡NO NOS ENSEÑARON!
9.) Muchos filipinos son todavía inconscientes que estan todavía bajo las garras de los yanquis (neocolonialismo).
10.) LA MAYOR MENTIRA: los Estados Unidos nos salvaron a partir de tres siglos de la esclavitud española.

Yo podría ir sin cesar. Pero este significará que no dormiré más porque hay innumerables mentiras e inexactitudes escritas sobre nuestro pasado.

Las susodichas declaraciones son todas documentadas. Tenemos datos concretos. Los papeles todavía existen en el Archivo Nacional y en nuestra Biblioteca Nacional. Tristemente, la leyenda negra de nuestra historia persiste, todos por el dinero y neocolonialismo, y en perjuicio de nuestra identidad nacional. Esto no es una teoría de conspirativa, ni acusación. Las acciones de hoy de los imperialistas desfachatado han desenmascarado ya las atrocidades bastante sutiles que ellos hicieron a Cuba, Puerto Rico, y a nuestro país.


Nuestra historia verdadera con los gringos es corrompida por tanta sangre.

La pauta está completamente claro. Su invasión de Afganistán e Iraq a principios de esta década (en el pretexto de proteger el mundo del terrorismo aunque en realidad ellos son los verdaderos terroristas mundiales) recordó la invasión que hicieron a nuestras islas.

Y después de siendo sojuzgado, estos países pobres ahora tienen gobiernos de la paja, mucho como lo que tenemos ahora. Por eso yo no podía menos de entender si Corea del Norte y Venezuela están preparándose y aumentando su militarización. Es comprensible - ellos sólo no quieren terminar como nosotros. ¿Quizás sus historiadores estudiaron nuestra historia bajo los yankis?

Pero ya que los días de la dictadura militar estadounidense en Filipinas son terminados, ellos emprenden ahora un lavado de cerebro sutil de nuestros estudiantes. La subyugación persistente pasa ahora dentro de las aulas. Y han estado haciendo este lavado de cerebro durante décadas, hasta antes de la Segunda Guerra Mundial.

De este modo, volviendo a la pregunta: ¿es verdadero que nuestra historia no es verdadera? La respuesta es afirmativamente. =(

Así, ¿qué debería ser hecho?

La cuestión principal que el filipino tiene que abordar es como proporcionar tres comidas completas por día. Además, ¿como puede hasta derrotamos una superpotencia especialmente si ellos tienen a lacayos locales aquí como funcionarios del gobierno?

"Tenemos que ser prácticos, tenemos que ir con el flujo" sería la respuesta habitual. Como un padre de cuatro niños, puedo sentir empatía con esta clase del pensamiento. Sin embargo, como un filipino con la dignidad, yo simplemente no podía permitir que tal malo persistiera en este país, la clase de mal que sigue debilitando la vida de nuestra nación. A la larga, este mal destruirá el futuro (y la moralidad) de mis niños - de nuestros niños. Es algo que nunca permitiré pasar.

Por lo tanto, siempre tenemos que ser militante. Y estemos protector de que poca dignidad nacional tenemos lo que todavía permanece. Un modo de hacerlo es apoyar la vuelta de la lengua española porque esta lengua es LA LLAVE para realizar nuestra historia verdadera, y nuestra historia verdadera es LA PUERTA para recuperar nuestra identidad nacional.

Una vez que recobramos el conocimiento de a quién somos y de a quién éramos, no creo que todavía permitamos que nosotros seamos pisoteados por un Imperio avaro y malo.


Huwág natin siláng calimutan...

10 comentarios:

Don Balon dijo...

Pues amigo..
Es verdad que los gringos eran peores que los españoles.

Pero por ser muy obsesionado por ellos tampoco es bueno.. Eran crueles, como eran Holanda, Reino Unido, Portugal, Italia, Francia etc. durante el colonialismo.

De todas maneras amigo, que sigas investigando tu historia, como lo estoy haciendo con la mia (Malaya), que descubririas que eramos una raza mas grande en Asia Sureste, el Malayo. punto.

Anónimo dijo...

Hola, acabo de consultar la wikipedia e indica en la entrada "bandera de filipinas" que en estado de guerra cambia la posición de los colores azul y rojo. ¡Qué cosas!. No se yo si deberías ponerla en tu pagina, en estado de guerra contra la "ignorancia y la manipulación histórica "

Javier dijo...

Los Españoles llevaron a Filipinas sólo cosas buenas. Por ejemplo la primera universidad de toda asia, el idioma español, la primera constitución asiatica...

Anónimo dijo...

Estimado José:
Me llamo Juan Manuel, soy argentino y vivo en la Ciudad de Buenos Aires. Quiero felicitarte totalmente por este blog de defensa del idioma español (castellano) en Filipinas. Me llama la atención cómo después de siglos de dominación española en Filipinas, éste idioma (nuestro idioma al fin y al cabo) está muy disminuido frente al inglés. Hace poco leí un artículo sobre cómo en Puerto Rico el español(castellano) resistió frente al ataque constante y de varias formas de la administración estadounidense. Quisieron borrar el idioma y la cultura hispanoamericana de Puerto Rico; pero no lo consiguiron.
Tal vez los filipinos deban tomar conciencia de que el idioma español(castellano) ya es parte de su legado cultura. Es de ustedes.
Esto no significa que debamos endiosar a lo que fue el dominio español en nuestros países; pero es el parte de su historia como también lo es en Hispanoamérica.
Latinoamérica tiene una historia en común con Filipinas, nos queda este idioma para comunicarnos y conservar los lazos.
Te mando un saludo y te aliento a seguir con tu idea de recuperar el español (castellano) allí en Filipinas. Nos seguiremos comunicando...
Juan Manuel.

Chiness dijo...

Se dice que Filipinas vivió trescientos años en un convento y cincuenta años en Hollywood. ¿Cuál es lo mejor? Es evidente que lo mejor es lo primero. Viviendo en un convento hace Filipinas un baluarte de moralidad. Viviendo en Hollywood disuelve poco a poco esta moralidad. En los trescientos años en un convento, Filipinas fue protegida contra los enemigos de la Santa Madre Iglesia. Cuando vinieron los yanquis, vinieron también las otras creencias. Y aparecieron también otros grupos esotéricos.

Orión Pérez D. dijo...

¡Hola Pepe!

Estoy muy contento decirte que acabo de llegar de Las Casas Filipinas de Acuzar en Bagac, como he visto tus fotos en "Caralibro" e inmediatamente escogí ese lugar para celebrar el aniversario de la boda de mis padres.

Es por eso que estoy escribiendo un ensayo (en inglés) para explicar a nuestros compatriotas anglófonos que la vergüenza secreta que es el verdadero sentimiento en el fondo de cada filipino en la identidad filipina tiene algo que ver con dos movimientos anti-hispanistas, el primero, iniciado por sajonistas como Trinidad Pardo de Tavera (que fue el primer partidario del reemplazo de español por inglés en la vida pública) y otros como Gregorio Zaide (el historiador cuyos libros celebraron la bondad y superioridad de los gringos) cuyo objetivo era el rechazo de nuestra identidad hispana-filipina y su reemplazo por una identidad "norteamericana", y el segundo, iniciado por el campo de "nacionalistas" radicales como Teodoro Agoncillo y Renato Constantino que eran partidarios del rechazo de todas las influencias occidentales, hispana y sajonista, y en su lugar, su reemplazo por una cultura campesina, indígena, y pre-hispana.

Es por eso que muchos filipinos toman como modelo de casa filipina las "casas de cubo" de los más pobres campesinos y en particular, de los remontados, es decir, las personas que no querían vivir en las reducciones establecidas por los misioneros. Pero desafortunadamente esos "cubos" no son objetos de aspiración, sino atraso y pobreza que no dan orgullo a nadie.

Orión Pérez D. dijo...

(segunda parte)

Recuerdo que la difunta Dra. Doreen Fernández, PhD, profesora del Ateneo de Manila, conocida escritora y experta de comida, escribía muchas veces que la falta de interés en la cocina filipina en el extranjero en comparación con el fuerte interés del resto del mundo a las otras cocinas de Asia como las de China, Malasia, Vietnam, Indonesia, Corea, Japón, Tailandia, etcetera tiene algo que ver con el hecho de que la cocina filipina por muchos años se presentaba como una cocina de campesinos, que se presentaba en una manera “auténtica” en muchos restaurantes filipinos sin platos y cubiertos, y en su lugar, se servía con hojas de plátano y se comía a mano, mientras las cocinas de los otros países asiáticos siempre se presentan como cocinas reales (el término que la Dra. Fernández usaba), es decir, comida preparada para las fiestas de las élites - es decir - los más ricos, los más ilustrados, la nobleza, y la monarquía. Como esas culturas presentan la cultura de sus élites como sus culturas definitivas y entonces sirven bien como modelos de aspiración y éxito de sus sociedades respectivas, no es sorpresa que dichas naciones tienen un fuerte orgullo en sus identidades.

Esos dos movimientos - el primero, sajonista, y el segundo, indigenista-nacionalista - han contribuido a la falta de orgullo en ser filipino, porque originalmente, la identidad filipina era basada en la alta cultura influenciada por una gran parte de la cultura hispana que fue más común y más fuerte entre las élites y la clase media en Filipinas y servía como modelo de aspiración para el resto de la sociedad. Con dicho rechazo de los aspectos hispanos iniciado por los anti-hispanistas, la alta cultura de filipinas se convirtió en algo confundido: entre la clase media y los nuevos ricos, una mezcla de "no sé qué" y entre los pobres, por otro lado, una cultura campesina.

(Es por eso que los nombres dados de muchos filipinos hoy en día tienen una mezcla confundida de nombres italianos - como "Paolo", "Francesca", y "Angelo", nombres rusos - como "Vladimir", nombres franceses como "Monique", nombres ingleses como "Washington" y "William", y otros.)

Orion Pérez D. dijo...

(tercera parte)

Orion Pérez D. dijo...

(tercera parte)

En vez de reconocer la alta cultura hispana-filipina de las élites filipinas como modelo, las escuelas, universidades, intelectuales nacionalistas, películas, y los libros bajo la influencia de ambos movimientos rechazistas (en particular, el segundo, del campo de los extremistas como Agoncillo y Constantino) influenciaban a los jóvenes a tomar la cultura campesina, es decir, la cultura de los pobres y no de las élites, como la cultura definitiva filipina.
Pero con el redescubrimiento de nuestro pasado y historia, y con el reconocimiento de que tenemos una alta cultura filipina - una cultura de las élites que pueden servir como buen modelo de aspiración para todos, podemos ser orgullo en ser filipino otra vez.

Total, la cultura de las élites filipinas, es decir, la alta cultura hispana-filipina es una cultura distinta y única. Claro que es una cultura que tiene influencias hispanas, pero resulta también que tiene influencias indígenas y chinas muy fuertes. Al otro lado, podemos decir que las altas culturas tradicionales de Vietnam, Corea y de Japón no son originales sino son prácticamente idénticas con las culturas de algunas dinastías ancianas de China. La cultura de Tailandia, en realidad, es una copia casi exacta de la cultura de Camboya, y entonces, su cultura no es original. Todo el mundo sabe que la cultura romana fue una copia de la cultura griega. Sin embargo, todos nosotros decimos que la cultura romana es romana, la cultura tailandesa es tailandesa, la cultura vietnamesa es vietnamesa, la cultura japonesa es japonesa, etcétera.

Por otro lado, el concepto de las "casas de cubo" no es particular de Filipinas. Esas casas se buscan en muchos lugares atrasados en casi todos los países del sur de Asia como el sur de China (en particular en la provincia de Yunnan), Vietnam, Tailandia, Malasia (en particular, en Sabah y Sarawak), Indonesia, etcetera. Por eso, el uso de la "casa de cubo" como modelo de arquitectura filipina se equivoca porque no es distinto ni único. Peor, no sirve como modelo de aspiración y éxito sino sirve más como símbolo de atraso y pobreza.

Es por eso que tenemos que rechazar las ideologías revisionistas que están imponiendo una cultura campesina como la única cultura definitiva de Filipinas (en particular, de los filipinos cristianos de las tierras bajas). La ideología anti-hispanista tiene una interpretación incompleta e incorrecta y los resultados no son positivos. Sin un modelo de aspiración y éxito que es exactamente lo que servía la alta cultura hispana-filipina antes de la Segunda Guerra Mundial, los filipinos con altas aspiraciones que no identifican con la cultura campesina de la “casa de cubo” han decidido a identificar con otras culturas – como la cultura italiana, norteamericana, o en el caso de muchos mestizos-chinos, con la cultura china.

Orión Pérez D. dijo...

(cuarta parte)

La verdad es que la cultura hispana-filipina, que es la cultura de las élites de la mayoría de las regiones en Filipinas, es distinta y única y no existe en otras partes del mundo. Las casas y los edificios de Vigan, Intramuros y en la hacienda de los Acuzar, por ejemplo, no son idénticos con los de América Latina y España, y aunque la cultura hispana-filipina es una mezcla de varias influencias, el resultado es una cultura muy distinta, única, y específica a Filipinas.

Necesitamos educar a nuestros compatriotas sobre los peligros de dichos movimientos anti-hispanistas, rechazistas, y pseudo-nacionalistas que destruyen nuestra identidad como filipinos y sirven como las causas de la vergüenza y falta de confianza que muchos de nuestros compatriotas sienten en el fondo. La gran ayuda que nosotros, como hispanistas filipinos, podemos dar al resto de nuestros compatriotas es la realización de que la cultura hispana-filipina es una gran parte de nuestra identidad e historia como filipinos, y sirve como la alta cultura que tenemos que presentar y mostrar al resto del mundo como representante de nuestra identidad. Quizás, con estos esfuerzos, podamos ayudar en el desarrollo de un verdadero orgullo (y no falso ni forzado) en el fondo de cada ciudadano filipino.