domingo, junio 19, 2016

Adiós a la escritura

Cuando lancé ALAS FILIPINAS hace nueve años, yo quería que fuera un diario personal, principalmente para capacitar a mí mismo en la forma de escribir en español. Ves, me entrenaron para escribir en inglés, no en español (ni siquiera podía escribir en tagalo). Las escuelas en Filipinas se centran más en el idioma Inglés. No hay nada de español. Hasta tagalo es secundario.

Debido al nacionalismo inculcado en mí por mi mentor, el Señor Guillermo Gómez Rivera, también tenía la intención de convertir este blog para ser un blog de viajes. Había planeado viajar a todo el país, para visitar todos y cada uno de municipio y ciudad, no sólo a las provincias.

Pero mirando hacia atrás, los encuentro prácticamente imposible lograr teniendo en cuenta las dificultades que estoy pasando en este momento. Si estás siguiendo mi otro blog, FILIPINO eSCRIBBLES, supongo que ya sabes dónde llevar a toda esta charla...

Sí, muy a mi pesar, tengo que cerrar este blog para siempre. 😢

No podía escribir más. Yo simplemente no podía. ¿Bloqueo de escritor? Probablemente. Sea lo que sea, es el bloque de escritor más peor que he tenido desde que la gente empezó a llamarme a un escritor. Pero este es un caso en el que el problema no es sólo acerca de la escritura sino de la lectura. Ni siquiera podía concentrarme leer los libros que quiero leer. Se llegó a un punto en el que estaba forzando a mí mismo a leer. Todas las sentencias registran sin comprender. Mi mente sigue flotando en otro lugar como hojeo las páginas. Tuve que leer cada palabra en voz alta sólo para que pudiera entender lo que estaba leyendo.

Agregando a mis problemas es un trastorno raro del sistema nervioso simpático se llama síndrome de dolor regional complejo que me ha estado molestando durante los últimos años. Salió de una terapia física de dos semanas el mes pasado para tratar el trastorno. Por desgracia, la terapia no funcionaba. Esta condición dolorosa me ha estado dando graves molestias cada vez que me siento y utilizo el teclado y el ratón hasta por unos pocos minutos. Mi manos, dedos, antebrazos, brazos, hombros, axilas, y espalda superior todavía están en total dolor mientras escribo este artículo finalPor lo que sólo imaginar la clase de infierno que mi cuerpo pasa a través de cada vez que me siento para un trabajo de ocho horas que me obliga a comunicar (a través de chat) con varios clientes al mismo tiempo. Es un trabajo que odio pero no tengo otra opción porque me paga bien para cuidar de mi familia. ¿Por qué lo odio? Porque mi corazón no pertenece allí. Pertenece a la escritura. Simplemente no se puede tener todo en este mundo.

Además de mi problema físico es mi estado mental que creo es el peor contribuyente a mis problemas con la lectura, y culpo a mi horario de noche como un esclavo asalariado. He sido un trabajador del turno de noche durante más de una década ya después de haber sido empleado en varias empresas; Yo no le fue bien en todos ellos y he tenido problemas con unas personas. No es que no me importe, pero como dije antes, mi corazón simplemente no pertenece al empleo. Sólo tenía que hacerlo debido a mi familia. Y durante los últimos cinco años, he estado frente al tráfico horrendo de EDSA (tienes que ser un filipino para que puedas entender la mala reputación de esta carretera).

Por desgracia, tal rutina se ha cobrado un precio en la mente y el cuerpo hasta el punto de que ya no despierto sin dolor de cabeza ni pude dormir seis horas seguidas. Y cuando estoy despierto, me siento somnoliento la mayor parte del tiempo y siento soñadora con ojos llorosos a la vista del sol de la tarde. Hay momentos en los que simplemente me siento en el suelo del baño después de un turno agotador, pensando en todas aquellas cosas que necesitaba  escribir pero no podía a causa de mis circunstancias, así que termino con impotencia e inconscientemente riéndose solo, los ecos de mis risitas rebotando espeluznantemente en contra las baldosas, con duchas de agua que corrían por mi cara ... o ¿eran lágrimas?

Teniendo en cuenta todo lo anterior y mezclar a todos ellos juntos, el resultado es una mente que ha sido minado de su entusiasmo para escribir. La creatividad se ha visto obstaculizada. Todo lo que queda es la frustración. Cualquiera sea ingenio creativo, ánimo, o humor que pudiera haber tenido en el pasado, se han ido todos. Me he vuelto perezoso, derrotado.

Echo de menos aquellos días en los que podía escribir varias veces en un mes. Incluso hubo momentos en los que podía bloguear casi todos los días. Pueden que no sean de la máxima calidad en comparación con otros escritores / blogueros experimentados, pero el punto es que yo era productiva en comparación con la actualidad. Admito que todavía quiero escribir un montón de cosas. De hecho, he estado cocinando algo de ficción corta, pero ni siquiera podía continuar más allá de desarrollo de los personajes. Y ya no podía recordar la última vez que escribí poesía. Sin ton. Sin verso. Ni siquiera el verso blanco.

Simplemente no podía seguir así nunca más.

Me gustaría pedir disculpas a mis compañeros nacionalistas que han estado luchando para proteger y mantener hispánica la identidad nacional filipina como debe realmente ser. Mis problemas personales han hecho mis escritos muy pobre. No quiero arriesgar nuestra causa a deteriorarse debido a mi mala escritura.


Hoy conmemoramos el 155° aniversario del nacimiento de José Rizal. Me parece que es una fecha apropiada para poner fin a mi blog —y a mi carrera malograda de escritor— porque él también escribió uno de los poemas más famosos en el mundo de habla española: su poema de despedida que todos llamamos Mi Último Adiós.

¿Existe la posibilidad de que vuelva a escribir? Pues bien, la lectura y la escritura son dos cosas que realmente amo hacer. Pero con el estado de la mente y el cuerpo que yo estoy en este momento, yo no podría decir. Por lo que es tal vez o tal vez no. Y sacrificios tuvieron que ser hechos. No importa qué tan repelido estoy para ser empleado en lugar de seguir mi corazón, no puedo renunciar a mi empleo porque es para mi familia. Tengo que elegir la familia sobre cualquier otra cosa. Uno simplemente no puede tener todo en el mundo.

Tanto mi ambición y mi condición me han consumido. Con el fin de salvar a mí mismo, todo lo que yo anhelo ahora es unas vacaciones permanentes, con árboles y flores, ríos nítidas fría en medio de un aire frío de la montaña, tal vez un toque de brisa marina de la mañana. Y luciérnagas en la noche.

Voy a dejar que Dios me guíe el camino.

Gracias y adiós.

6 comentarios:

Quique dijo...

Estimado Pepe: siento todo lo que te ha pasado y siento que tengas que cerrar este blog. Por mi parte, te puedo decir que gracias a ti y a Guillermo Gómez Rivera, he descubierto una Filipinas que intuía, pero no conocía. Ahora estoy más cerca de esa tierra hermosa qué es española y no lo sabe. Un abrazo muy fuerte y sigue adelante con tus proyectos.

Villve dijo...

Desde España, te deseo lo mejor para tu salud y la familia. No dejes de pensar escribir y hablar en lengua española.

roberto dijo...

Querido Señor Pepe:

Desde la vieja España vaya mi más sincero deseo de recuperación. Recuperación de su salud, de su estado anímico y también de sus finanzas personales.
Tome sin duda un paréntesis para cuidar de su persona y de su familia.... ustedes ahora sabe muchas cosas...sabe que despues de toda una vida dedicada a la medicina don Hilario Zialcita volvió a su gran pasión: la escritura en español....como usted tanto rememora "¡Qué amor no ha vuelto!"

Personas como usted son las que despertaron mi interés por Filipinas, porque mientras queden filipinos que deseen conocer y promocionar su identidad, sus raices y sus nexos con la hispanidad, quedará algún español o hispanoamericano dispuestos a brindarle su amistad.

Dios mediante nos queda una larga vida por vivir, Sr Pepe, estamos aún en un temprano mediodía de nuestra vida; ya sea en la Filipinas Europea, o en la España asiática espero que podamos compartir una cerveza San Miguel algún dia... mientras tanto me pondré en contacto de manera privada con usted....que dejar de escribir para el gran publico, no le impedirá (espero) que mantengamos un contacto epistolar, más o menos frecuente, que sirva para mantener el fuego vivo de la amistad hispanofilipina.

Un abrazo muy fuerte
Roberto Rico

El observador dijo...

Desde España, yo también le he seguido a usted, Pepe. Lamento mucho lo que le ha ocurrido y le deseo, de todo corazón, que recobre la salud.
Gracias a gente como usted, la llama de la Hispanidad no se apaga ni se apagará nunca en Filipinas, ya que lo que unos siembran, otros después lo recogerán.


Miguel dijo...

Me sumo a las palabras de pesar por tu situación y de ánimo para una pronta recuperación. Y te dejo otras palabras que leí hace poco: "El que se va sin que lo echen, vuelve sin que lo llamen".

Juan Lugoholt dijo...

Hola Pepe. No era el más fiel seguidor pero cada vez que podía leía tus entradas. Lamento mucho tu "pausa" del blog, y más lamento, tu estado emocional y de salud. Creo que necesitas un tiempo para equilibrarte, ojalá y se pueda para que sigas desarrollando lo que te gusta a pesar de lo que no te gusta. No dejes de pensar en Español, la lengua de Cervantes, la lengua de Gabo, la lengua de tantos grandes que quién sabe, de pronto terminas en esa lista. Pasa el legado a tus hijos también.

Un abrazo y todo lo mejor para ti y los tuyos.

Saludos desde Colombia ;)