lunes, abril 18, 2016

Anzuelo poético

Siempre he querido a mis criaturas a convertirse en hispanohablantes fluidos, un sueño prácticamente imposible teniendo en cuenta la situación lingüística en Filipinas. A pesar de mis esfuerzos para enseñarles la lengua española, todavía no pueden hablarla debido a nuestro ambiente. Nuestros vecinos y sus condiscípulos en su escuela no la hablan. Mi hija mayor puede hablarla bastante bien, pero sólo conmigo. No quiere hablarla en público, sea tímida. Mis hijos saben muchas palabras españolas como tales las partes del cuerpo, los muebles, las partes de la casa, etc., pero el problema es como hablar con fluidez y con confianza.

Un amigo español me dijo que es un éxito. Tal vez sólo estaba tratando de animarme más porque sé que no es bastante. Pero, al menos, es un comienzo.

Hace dos semanas, mi familia viajó a Abra de Ilog, Mindoro Occidental que es el pueblo natal de mi mujer Yeyette para unos días de vacación (y para ayudar a curar mi síndrome de dolor regional complejo). Esa bucólico pueblo tagalo en la isla de Mindoro es mi lugar favorito en el mundo debido a su entorno lleno de naturaleza (sí, soy un amante de la naturaleza). De por sí, es muy propicio para la lectura y otras actividades artísticas. Y para entretener a mi mente, he traído conmigo una edición facsímil del libro Cantos A España (Poemas y Poesías) por el poeta ilonga Flavio Zaragoza. Se le ha dado a mí por el destacado historiador Guillermo Gómez Rivera el año pasado. Esa colección de versos fue publicada por Lix Publishing Company en Estanzuela, Iloílo el 1936.

Flavio Zaragoza Cano nació en Cabatuán, Iloílo, el año 1892. Durante su vida, era un abogado, periodista, y poeta de lengua española y visaya (fue laureado príncipe de la poesía visaya). Por su poema "Las Rimas" le fue concedido el Premio Zóbel en 1929. Era también un delegado de la Academia Filipina, correspondiente de la Academia Española de la lengua.

Fue Zaragoza que instruyó un joven Guillermo Gómez cómo escribir versos visayos (hiligaynón).

Despues de asistir la Misa (Novus Ordo Missæ) en la iglesia de San Rafaél Arcángel allí en Abra de Ilog, pasamos una mañana relajante en el balcón de la Casa Atienza, la casa ancestral de Yeyette; la hermosa cordillera del Monte Abra de Ilog se encuentra en frente del balcón y recuerdo haber pasado tantas horas allí sin hacer nada más que alimentar mis ojos con su belleza. Me pareció que era el momento perfecto para leer los versos de Zaragoza cuando esperásemos para el almuerzo. Pero era una mañana de verano muy caliente, asi que mis hijos y yo le suplicamos a Yeyette para comprarnos una botella grande de refresco. Obligó a ella a hacerlo, y la animamos.

Y luego pensé en una idea: les dije a Krystal, Mómay, Jefe, y Juanito que les daré vasos de refresco sólo si ellos estuvieran de acuerdo que van a leer algunos versos de Zaragoza.

Verso antes de refrescos. O nunca. Naturalmente, no tienen otra opción.

Krystal con Junífera Clarita.

Mómay lee partes del poema "Mi Tesoro".

Ahora es el turno de Jefe. Unirse a nosotros para escuchar es un primo de Yeyette, John-John Atienza (parte oculta, a mi derecha). Le dije a unirse en la lectura; tímidamente se negó.

Krystal ayuda a Juanito. Haga clic aquí para ver los otras fotos de esa mañana bonita.

La brisa de las montañas de Abra de Ilog estaban sobre nosotros mientras que la maravillosa anzuelo poético estaba en curso. Sí, es un comienzo.

Aquí son los dos poemas de Zaragoza que mis descendientes han leído:



ALEGORÍA

       La blanca paloma de los Pirineos
Llevaba en su pico, cual joyas divinas,
Por épicos lauros y magnos trofeos,
Las flores hermosas de las Filipinas.

       La Furia del Norte que en sus merodeos
Buscaba en Oriente conquistas marinas,
Tenía —al impulso de cruelos deseos—
Al golpe dispuestas las garras felinas.

       Oyóse el tronido de los cañonazos,
Hundieron las naves fatídicos brazos
Y el mar de Cavite tiñóse de rojo.

       Mas, bajo el azote de fieros zarpazos,
¡Quedaron intactos los sagrados lazos
Que unían las Almas de Luna y Montojo...!

Dumangas, Iloílo 1923.



MI TESORO

                                           El idioma español es un
                                             tesoro espiritual.

       Yo conservo una caja de caudales
Repleta de zafiros y diamantes,
Joyas raras de exóticos metales
Que despiden reflejos fulgurantes...

       Son selectos tesoros inmortales
Con que se ornan los sabios hierofantes;
Rubíes para pomo puñales
Y perlas para vírgenes amantes!

       En mis noches de duelo y de pobreza
cuando me abruma la escasez del oro,
Vuelco al suelo mágica riqueza;

       Y el verbo hispano, fúlgido y sonoro,
¡Me alegra con su  ritmo de grandeza
Que para un vate es el mejor tesoro...!

La Paz, Julio 25, 1928.

domingo, marzo 27, 2016

Al igual que madera flotante

Imagen: ShutterStock.


Me voy flotando

Al igual que madera flotante
Pudriendo en el río de mis
Somnolencias
Muriendo en un bosque alegre
De mis esperanzas
Riendo, languideciendo
Por atención
De las aves de colores
Burlándose de la manera
Que me voy flotando.

Pascua de Resurrección 2016

¡Regocijad! ¡El Señor Jesucristo ha resucitado!

Imagen: CrossCards.

La Semana Santa, una vez más, ha terminado. Pero, ¿tenemos que esperar el próximo año para otra semana de la contemplación y el autoexamen? Vamos a tratar de estirar la Semana Santa a un Mes Santo, y el Mes Santo a un Mes Año, etcétera.

Sí, sé que es más fácil decirlo que hacerlo. Yo mismo soy un pecador frecuente: siempre fracaso, siempre me caigo. Pero como cristianos, es siempre vale la pena intentarlo. Cada vez que nos caemos, debemos simplemente levantarnos de nuevo. Al igual que nuestro Señor y Salvador Jesucristo, se cayó varias veces en el camino al Calvario pero nunca vaciló en llevar su cruz sólo para salvarnos de nuestros pecados.

Si tropieza, ¡levántese de nuevo!

Cristo aguantó. Tenemos que aguantar con Él. De todos modos, no vamos a permanecer aquí para siempre. =)

¡Feliz Pascua a todos!

sábado, marzo 26, 2016

La familia es lo primero

Hice nada todo el día. No tengo trabajo por los fines de semana. Se suponía que debía ir al hospital para mi electromiografía pero no fui. Tenía la falta de sueño (como siempre). Pero la verdad es no tengo afecto por salir los fines de semana porque mis días de semana están llenos de estrés. Tantas horas de mi vida se pierden en el tráfico pesado y como un esclavo corporativo. No me puedo permitir tener mi tiempo libre con mi familia sufrir el mismo destino.

Junífera Clarita con su Mamá, leyendo un libro de la vida los santos.

Por el resto del día sólo comía y dormía y pasaba tiempo con mis hijos. Además, vi a mi mujer leyendo el libro nuestros hijos: "My First Book of Saints" (Mi Primer Libro de los Santos). Es raro verla leer; no es aficionada a la lectura. Así que pensé que era el momento perfecto para hacerla entender más acerca de los principios de ser católico tradicional. La hice leer el libro "Till The End of Time With the Mass of All Time" (Hasta el Fin del Tiempo con la Misa de Todos los Tiempos) escrito por un miembro de la Hermandad Sacerdotal San Pío X (también hacía mi hija mayor leer el mismo). Se trata con la importancia de la Misa Tridentina, la forma extraordinaria del Rito Romano que hemos llegado a amar y venerar.

Imagen: Católicas Alerta.

Me hubiera gustado a mi familia a pasar más tiempo en la iglesia durante la Semana Santa, pero nuestras circunstancias lamentables nos han impedido hacerlo. Espero que por consiguiendo su interés de fortalecer nuestra fe vaya a compensar la pérdida de oportunidades.

viernes, marzo 25, 2016

El sonido de un vidrio quebrado

He estado jugando a la lotería desde hace muchos años ya. No soy un jugador perenne, sólo apuesto en ello de vez en cuando. Pero aún así, estoy siempre con la esperanza de que algún día voy a ganar. Si José Rizal fue capaz de ganar, yo podía también.

Cada vez que he hecho una apuesta, inmediatamente sueño. Sueño con lo que las cosas que voy a hacer en el momento que gano: una Misa de acción de gracias, una buena comida con toda la familia en un restaurante de lujo, y luego una vacación en un centro turístico, preferiblemente en en algún isla en las Visayas. Voy a ser capaz de dar un viaje en avión a mis hijos mientras todavía son jóvenes  ¡qué alegría nos daría a mi mujer y a mi ver los ojos de nuestros hijos felices mientras que están mirando hacia el suelo desde arriba de las nubes!

Y después, voy a comprarnos una casa realmente bonita en un lugar rústico, tal vez en un pueblo de montaña en La Laguna, rodeada de árboles y un gran jardín lleno de flores filipinas. También voy a ser capaz de reunir a mi familia (mis padres y hermanos), porque siempre es la falta de dinero que destruye muchas familias filipinas.

Y, por supuesto, sería capaz de vivir mi sueño de convertirse en un escritor a tiempo completo (un historiador para ser exacto).

Pero cada vez que pierdo en la lotería, todos estos pensamientos felices están rotos como el sonido de un vidrio quebrado...

Estoy perdiendo la esperanza.


Imagen: Reciclar Vidrio.

Esto no significa que soy perezoso, discúlpenme. Como algunos de ustedes ya saben, tengo un trabajo de noche. De hecho, he estado trabajando el turno de noche por más de una década ya. Se puede decir que sólo estoy en un apuro: en unos pocos meses, cumpliré 37 años pero, en un nivel personal, todavía no he logrado nada significativo (perdónenme por ser ambiciosa; no podía deshacerse de ella). Y hoy en día en mi país, es casi imposible de alcanzar sus sueños si no tiene los medios. La mayoría de las veces se convierte en un afortunado en la vida sólo si la suerte te golpea.

Hace unas horas, mientras caminaba hacia mi oficina, un sol de oro derrama hacia mi cara. No había brisa. El canto de los pájaros eran los sonidos más fuertes. Las flores comienzan a florecer. El verano ha llegado. Las calzadas estaban casi desiertas y las tiendas estaban cerradas porque debido a la fiesta religiosa (Semana Santa). Había una cierta clase de paz en todo esa calma a pesar de la fealdad urbana.

Esta escena fresca en un viejo marco era de alguna manera tonificante, y me ayudó a volver a mis sentidos. No soy rico, sí, pero puedo caminar: soy fuerte, soy sano. No soy un inválido a pesar de mi enfermedad. De hecho, mi hija Krystal, mi hijo Mómay, y yo planeamos escalar el Monte de Abra de Ilog (en el pueblo natal de mi mujer) este mes que viene. No tenemos nuestra propia casa, vivimos en un apartamento pequeño y desordenado, pero somos una familia feliz, sana, y bajo la guía y el manto del Señor (y Él nos regaló con los vecinos maravillosos que nos ayuda siempre durante estos tiempos difíciles). Estamos endeudado hasta el cuello, pero todavía podemos comer tres veces al día, y podemos viajar por lo menos una vez al mes. Y no podría llegar a ser un escritor famoso escritor ni historiador, pero al menos tengo mis tres bitácoras.

Puedo hablar sin parar, pero creo que ya entienden mi punto: todos nosotros —sí, todos nosotros— somos bendecidos de muchas maneras, pero debido a que deseamos para más, ya no hacerles caso.


Imagen: La Familia Viajera.

Fue entonces que me di cuenta que todo lo que realmente necesito es un paseo constante con mis seres queridos sobre las arenas blandas de una playa pacífica en una tarde dorado...

jueves, marzo 24, 2016

Anochecer y la tristeza infinita

Durante años, he estado sufriendo un tremendo dolor en las manos, los antebrazos, las axilas, y espalda superior. Atribuí el dolor al síndrome del túnel carpiano porque escribo a máquina demasiado, pero estaba equivocado. Hace unos días visité un fisioterapeuta y me diagnosticó con el síndrome de dolor regional complejo.

Me dijo que someterme a la electromiografía en Asian Hospital and Medical Center. No sé lo que es y suena aterrador pero necesito que pasar las de Caín para deshacerse de mis dolores de una vez por todas. Pero debido a la falta de sueño (siempre tengo la falta de sueño), me quedé dormido esta tarde y me desperté tarde. Fui al hospital, pero el departamento que se suponía que me diera el procedimiento ya estaba cerrado. Tengo que volver este Sábado de Gloria. Mientras tanto, tuve que ir a mi oficina.

Estaba oscureciendo cuando salí del hospital, alrededor de las seis. Trabajo por la noche, generalmente de las 23:00 hasta las 07:00 de la mañana. Así, aún era temprano y no esperaba que el tráfico sea malo porque es la Semana Santa.

El hospital se encuentra en Barrio Alabang, Ciudad de Muntinlupà. A pesar de la modernidad a su alrededor, la ubicación del hospital está todavía llena de árboles (por suerte). Es por eso que era relajante cuando salí del edificio. Era tranquilo también porque sólo había unos pocos vehículos debido a la fiesta religiosa. Estaba caminando lentamente por la acera desierta bajo de fronda de árboles altos, sus troncos se habían cubierto de palidez adorable ante la tiniebla. Estaba caminando deliberadamente lento para sentir el suave susurro de las hojas contra el viento de la tarde. El brillo de la luna llena está sobre el cielo oscuro.

Quería tener todo en mí.

De repente, oí un chirrido. Miré a mi izquierda. En el otro lado de la carretera es otra acera, también bajo de fronda de pocos árboles, y más allá de ellos, la fea escena de un centro comercial que está en construcción. Al principio, pensé que era un ave que ha perdido su nido. En estas partes, muchos aves pierden sus nidos porque muchos árboles tienen que ser cortados para ceder el paso a los edificios.

Y entonces oí otro chirrido, y luego otro. ¡Luego fueron seguido por varios hasta que el aire explotó en un coro de sonidos del bosque! Sobre mí, más allá de los ramos, ¡vi cientos tal vez más de un millar de golondrinas en vuelo! ¡Qué vista linda! Estaban volando juntos, ruidosamente, en precisión, dando vueltas en todas las direcciones por encima de mí. Volaron más lejos, a continuación, volvieron de nuevo por encima de mí.

Imagen: Shutterstock.


Realmente detuve de caminar para maravillarse con esta vista alegre. Me di cuenta de que dos personas más pasaban. Se dieron cuenta de las aves pero siguieron caminando. No podía entender su indiferencia.

Después de unos minutos, ya era difícil ver las aves. Ha caído la noche, y las golondrinas estaban totalmente envuelto por la oscuridad. Por desgracia, me fui hacia la carretera ruidosa que me llevará a la oficina. Mi alegría también fue volando. Es hora de hacer frente a mi tristeza infinita una vez más.

Pero mirando atrás, creo que entiendo ahora por qué me quedé dormido todo el día y por qué perdí el procedimiento...

Dios me llevó allí, en ese mismo momento, bajo los árboles y las golondrinas maravillosas, para recordarme que yo vivo una vida monótona, y que la naturaleza (regalo de Dios para el hombre) trae alegría y paz.

lunes, febrero 29, 2016

¡Feliz Día Bisiesto para todos!

Se viene una vez cada dos años, también podría felicitarles... :p

Imagen cortesía de Ana María Balarezo.

Imagen de nginx.