martes, marzo 03, 2015

La Batalla de Manila: nunca olvidaremos.



Un tanque de guerra M4 Sherman destruyendo la puerta del Fuerte de Santiago, Intramuros (8 de febrero de 1945).

Antes que termine el día de hoy, vamos a pronunciar una oración corta para todas las personas inocentes que murieron hace 70 años durante la sangrienta Batalla de Manila (el 3 de febrero hasta el 3 de marzo de 1945). Más de 100.000 filipinos murieron (muchos de los cuales eran de habla hispana) a manos del Ejército Imperial Japonés y fueron bombardeado despiadadamente por las fuerzas estadounidenses. Fue una guerra entre los EE.UU. y Japón, y nuestros antepasados estuvieron entre la espada y la pared.

El monumento "Memorare — Manila 1945", inaugurado el 18 de febrero de 1995, conmemora las vidas perdidas durante la Batalla de Manila. Fue esculpida por Pedro de Guzmán, y la inscripción dedicatoria por debajo fue escrito por Nick Joaquín, Artista Nacional para la Literatura. Este monumento está en la Plaza de Santa Isabel (en la esquina de las calles Real del Palacio y Simón de Anda) en Intramuros.

Qué todos de ellos encuentren eterno descanso con nuestro Padre. Amén...

miércoles, febrero 18, 2015

Filipinas, no Philippines

El nombre de mi país es FILIPINAS, no Philippines. No importa si un filipino habla en inglés o con una persona de habla inglés. En cualquier idioma, el nombre propio que un filipino se utiliza para referir al país debe ser FILIPINAS por la razón sencilla que no somos WASP usenses. Ya estábamos filipinos, incluso antes de los "americanos" nos invadieron. Nuestra identidad es hispánica. Nuestra identidad fue formada durante de más de tres cientos años dentro de la matriz amada de Madre España.

¿No les han dado cuenta? Las otras hijas de Madre España: Argentina, Bolivia, el Perú, México, Uruguay, etc. no tienen nombres equivalentes en inglés. Pues, ¿por qué insistir de llamar a nuestro país como Philippines o Pilipinas (el segundo es una abominación de los nacionalistas retorcidas y equivocadas)? Si nosotros filipinos debemos considerarnos como hispánicos también, pues necesitaríamos negar esta abominación llamado Philippine Identity y devolver la identidad auténtica basada en la hispánica que es la IDENTIDAD FILIPINA.

Imagen de Gelaxyblog.

Llamar nuestro país como FILIPINAS en vez de Philippines o Pilipinas es un buen comienzo.

martes, febrero 10, 2015

Un saludo introductorio en español de mi hijo Mómay

Ayer mi hijo Mómay se unió en un concurso de su escuela. Se llama Campus Star, el concurso mostró los más guapos y guapas estudiantes en el Liceo de San Pedro. Mómay pronunció su saludo introductorio no solo en inglés sino también en español. Fue el único contendiente que habló así.


Mómay no ganó el concurso. ¿Tal vez porque los jueces no entendieran español básico? Nunca lo sabré (por cierto, recibió un gran aplauso después). Lo único que sé es que Mómay se ve como yo, ¡jejeje!

Y Mómay fue el único estudiante en ese concurso que llevaba Filipiniana.

Sin embargo, ¡todavía estamos muy orgulloso de él porque realmente hizo muy bien con su saludo introductorio! Mi hijo es tímido pero caminaba y hablaba en el entablado con facilidad. Pues, lo más importante es la experiencia y la confianza en sí mismo que obtuvo en participar en ese concurso.

Y al menos, él encendiera un poco de interés en la lengua española en su escuela. Sólo eso es un logro.


domingo, enero 25, 2015

Leyendo un poema de Manuel Bernabé a mi hija bebé


¡POETAS...!
Manuel Bernabé
Al viejo pensador, Juan M. de León

     El hombre universal es sólo un átomo
de limo sin calor de acre ceniza;
diminuta fracción que representa
la humanidad en el dolor caída
     pero a veces ese átomo sombrío,
cuando un sol desde arriba le ilumina,
como el polvo del cálido desierto,
               se incendia un punto y... brilla.

     Y como el hombre, arcilla maleable
que informa el genio de Voltaire y de Hugo,
son los partos eternos de los hombres
forjados en la sombra, los tumultos.
     Cuando después de secular eclipse,
rompimiento de luz despierta al vulgo,
un sol también en nuestras frentes arde,
               y un alma rompe el yugo.

     Yo soy de origen pobre; porque es pobre
el origen del mártir y del paria;
pero lleva la médula y el nervio
de la progenie madre: de mi raza.
     ¡Atrás, atrás, los títeres de barro!
¡Sursum corda, cosacos de la pampa!
—La llama brota del continuo choque
               y ¡el triunfo es una llama!

     Filipinas, la anónima odalisca
condenada a capricho de gigantes,
la que engendrara la explosión volcánica
de un beso de rajahs y de sultanes;
     la que no ríe, que no canta apenas,
—sirena adormilada entre los mares
y más que Job sarnoso, sacrifica
               atletas, sabios, mártires;

     ¿Acaso morirá? El viejo músculo,
la inolvidable tradición indígena,
restos vivientes del racial naufragio,
reminisciencias de la edad antigua;
     no han muerto aún: no morirán. Por eso
en la tierra del sol y del kundiman,
el amor es verdad, verdad la idea...
               ¡la muerte es ya mentira!

     Nunca insultéis a una nación en ciernes;
dejad soñar al pueblo, astro prendido
en la sien de los dioses oceánicos
que, al caer, se abismara en el Pacífico.
     Cristo y Jonás, dualismo en la Biblia,
resucitaron al cerrar un triduo...
...quién quita al astro resurgir del fondo
               como Jonás y Cristo?

     Flor de Bohemia, en raptos paradójicos
que atrofian mi organismo lentamente,
aguardo, presidiario de la vida,
la absorción del espíritu, la muerte.
     ¡Ay, cuando dialogando con la sombra,
duerma al azar el arpa del orfebre
y se hunda apagándose en la tierra
               sus ayes para siempre!

     ......................................

     Poetas... ¡reacción! Seres fraternos,
sacerdotes del verbo iconoclasta...
Si es tan hermoso redimir con cruces,
¡cuál será redimir con la palabra!
     ¡Sus! ¡Qué emerja, romántica y morena,
con sus perfiles de Vestal malaya,
cual fénix de las razas orientales,
la patria de Rizal y de Bathala!

1908

domingo, enero 18, 2015

La homilía española de Papa Francisco en Tacloban, Leyte

Hace catorce meses, todo el mundo fue testigo en la destrucción de la ciudad de Tacloban y otras municipalidades y provincias vecinas cuando Yolanda (nombre internacional: Haiyan), el tifón más intenso en tocar tierra, golpeó directamente la provincia de Leyte. Más de 6.300 personas murieron, y la destrucción total de Tacloban y otros asentamientos humanos en sus alrededores conmocionaron al mundo.

Esta noticia desgarradora llegó a la sede del Catolicismo, la Fe de Filipinas, y rompió el corazón de su actual líder: Papa Francisco.

Tacloban y Palo, dos de las zonas más devastadas en Leyte, son los principales motivos de la visita papal que está ocurriendo en este mismo momento. Ayer por la mañana, Papa Francisco celebró la Santa Misa en el Daniel Z. Romuáldez Airport y la dedicó a los que murieron debido al tifón Yolanda así como a los que sobrevivieronCoincidentemente, otra tormenta estaba en su apogeo en aquel momento. Y otra casualidad — el nombre del tifón es Amang (nombre internacional: Mekkhala) que significa "tatay" o padre en tagalo. La palabra Papa es de latín que también significa tatay o padre.

Antes de empezar su homilía, Papa Francisco pidió a la gente qué quisiera compartir su mensaje desde su corazón...

Habló a la gente de Tacloban en español (con la ayuda de un traductor):



En la primera lectura escuchamos que se dice que tenemos un gran sacerdote que es capaz de (… ) Jesús es como nosotros. Jesús vivió como nosotros. Es igual a nosotros en todo, en todo menos el pecado. Porque Él no era pecador. Pero para ser más igual a nosotros se vistió asumió nuestros pecados. Se hizo pecado, éso nos dice Pablo y lo conocía muy bien. Y Jesús va adelante nuestro siempre. Y cuando nosotros pasamos una cruz, Él pasó primero. Y si hoy todos nosotros nos reunimos aquí catorce meses después… Catorce meses después que pasó el tifón Yolanda. Y porque tenemos la seguridad de que no nos vamos a frustrar en la fé porque Jesús pasó primero. En su passion Él asumió todos nuestros dolores. Y cuando… Permítame tal confidencia. Cuando yo ví desde Roma esta catástrofe, sentí que tenía estar aquí. Ese día, esos días decidí hacer el viaje aquí. Así venir para estar con ustedes. Un poco tarde, me digan de verdad, pero estoy. Estoy para decirles que Jesús es el Señor; que Jesús no defrauda. Padre, me pueden decirles ustedes, a mí me defraudó porque perdí mi casa, perdí mi familia, perdí lo que tenía, y estoy enfermo. Y verdad es lo que me decís, y yo respeto a tu sentimiento. Pero miro a Él clavado y desde ahí no nos defrauda. Él fue consagrado Señor en ese trono y ahí pasó por todas las calamidades que nosotros tenemos. Jesús es el Señor, y es Señor de la cruz. ¡Ahí reinó! Por eso Él es capaz de entendernos como escuchamos en la primera lectura. Es en todo igual a nosotros, por eso tenemos un Señor que capaz de llorar con nosotros, qué capaz de acompañarnos en los momentos más dificiles de la vida. Tantos de ustedes han perdido todo... Yo no sé qué decirles. Él se sabe qué decirles. Tantos de ustedes perdido partes de familia. Solamente guardo silencio. Y yo se acompaño con mi corazón en silencio. Tantos de ustedes se han preguntado mirando a Cristo, "¿Pórque Señor?" Y a cada uno el Señor responde en el corazón de su corazón. Yo no tengo otras palabras que dicerles. Miremos a Cristo. ¡Él es el Señor! Y Él nos comprende porque pasó por todas las pruebas que sobreviven en nosotros. Y junto a Él en la cruz estaba la madre. Nosotros somos como este chico que estaba llevado. Que en los momentos de dolor, de pena, los momentos que no entendemos nada. En los momentos que queremos revelarnos, solamente nos viene tirar las manos y agarrarnos de su pollera. Pedirle, "Mamá", como chico, cuando tiene miedo, dice, "Mamá". Y quizás la única palabra que puede expresar lo que sentimos en los momentos oscuros: "¡Madre, mamá!" Hagamos juntos momento de silencio. Miremos al Señor. Él puede comprendernos porque pasó por todas las cosas y miremos a nuestra madre como chico que esta abajo agarremonos de la pollera y con corazón digamosle, madre. En silencio hagamos esta oración. Cada uno digale lo que siente… No estamos solos. Tenemos una madre, tenemos a Jesús, nuestro hermano mayor. No estamos solos. Y también muchos hermanos en este momento de catástrofe vinieron ayudarnos y también nosotros nos sentimos más hermanos que nos hemos ayudado unos a otros. Esto es lo único que me sale decirles. Perdóname si no tengo otras palabras. Pero tengan la seguridad de que Jesús no defrauda. Tengan la seguridad que el amor y la ternura de nuestra Madre no defrauda. Que agarrados a ella como hijos y con la fuerza que nos da Jesús, nuestro Hermano Mayor, sigamos adelante y como hermanos caminemonos. (Transcrito por nuestro amigo Ronald Frío)

La Misa Papal en el Daniel Z. Romuáldez Airport (foto cortesía de Wikipedia).

Fue un momento muy emotivo. A pesar del tifón, todo el mundo, llevando impermeables, era solemne. Muchos estaban llorando porque aún recuerdan su amada muerta. Las lluvias y los vientos huracanados durante la Misa, asistido por las víctimas y sobrevivientes de Yolanda, era todo muy simbólico de la tragedia que finalmente encontró el cierre.

¡Mil gracias por hablar desde el corazón, Papa Francisco! El medio en el que su mensaje ha viajado desde su corazón humilde y sincero habla mucho de nuestra identidad e historia como una nación hispánica.

Y otra cosa más: ¡Papa Francisco ha traído de nuevo el idioma español en Filipinas!

¡Mabuhay po cayó!

jueves, enero 15, 2015

¡El Papa Francisco llega a Filipinas!


¡Bienvenido a Filipinas, querido Papa Francisco!

¡Bienvenido a Filipinas, Papa Francisco!

Durante nuestra visita al Museo de San Agustín el pasado 11 de enero, nos dimos cuenta de que están vendiendo estas camisetas para la próxima visita papal que comienza esta tarde.

Mi mujer (llevando a Junífera Clarita delante de ella) compra entradas para toda la familia. El museo también vende aquellas camisetas en la celebración de la próxima visita de Papa Francisco a Filipinas que comienza el día de hoy.


En medio de todos estos preparativos de bienvenida en inglés para la visita papal, es con gran alegría ver que todavía hay instituciones filipinas como el Museo de San Agustín que darán una bienvenida a nuestro Papa usando su idioma — NUESTRO idioma.

Por cierto: el actual Papa no habla inglés. =)

¡BIENVENIDO A FILIPINAS, PAPA FRANCISCO!