jueves, agosto 01, 2013

Cambiar o no cambiar, ésa es la cuestión

Al principio, mi plan por esta bitácora es para exhibir no sólo el cuento verdadero de Filipinas sino su hermosura a través de mis viajes además de documentar pedazos de mi vida. Es que tengo este sueño de visitar todas las municipalidades y ciudades de mi país antes de morir — debe darse a conocer que la razón de este fervor, o sea intenso amor, para mi patria fue un resultado de mi comprensión de su historia verdadera gracias a esta lengua. He escrito también unos artículos en defensa de la lengua española en Filipinas así como temas sobre la identidad filipina aunque a veces escribo poemas y otros artículos personales. De todas formas, ALAS FILIPINAS es mi blog: mi parque de juegos personal, mi diario personal, mi mundo apretado en línea.

Pero mi defensa —el Filipinismo— suplantó mi plan original. Esta defensa es más fuerte, me sentí que es más noble y merece más la pena en comparación de los detalles de la vida de mi familia y yo. No digo que mi familia no es importante. Es nada más una cuestión de tener una defensa como parte de nuestras vidas temporales. Porque una vida sin ninguna defensa es como un árbol sin ramas y hojas.

Ahora este blog tiene siete años de edad. Pero en mi opinión siento que no ha logrado nada significativo, o no ha hecho ningún impacto mayor en absoluto. Ésto me di cuenta hace unas semanas en Mindanáo cuando tuve la rara oportunidad de unirme a un grupo de renombrados blogueros y periodistas de viaje con el fin de promover el ecoturismo del Valle Alá. Los blogueros que me uní son muy afortunados con sus vidas: son capaces de hacer las cosas que aman (que es viajar) al mismo tiempo ganan ingresos debido a la popularidad de sus bitácoras; tienen un control total sobre su tiempo, y; tienen un gran número de seguidores. ¿Pero mi bitácora? El siguiente emoticono es la respuesta: =(

Y pensar que he estado blogueando mucho antes que la mayoría de ellos que son también más joven que yo.

Dicen que la envidia es un pecado. Lo siento mucho, pero no pude evitarlo. Yo sé que debo ser como ellos. Me merezco su estilo de vida porque mi voluntad es buena: una causa patriótica, la lucha para la Identidad Filipina. Quiero ser un escritor/bloguero de jornada completa. Necesito completas horas de dormir para el bien de la calidad de mis escritos. No como así: despierto durante la noche como un esclavo corporativo y después tratando de mantenerme despierto durante el día para cumplir con mis deberes como esposo, como padre, y como escritor/bloguero. Prefiero perder horas de sueño por leer, investigar, viajar (con mi familia), y escribir en lugar de perdiendo mis talentos para hacer más rica a alguna gran corporación. Pero así es la vida: no es justa.

Necesito ganar extra dinero a través de mis blogs. Lo que mi mujer y yo ganamos de nuestras empresas no es suficiente sobre todo porque tenemos cuatro niños. Y no quiero pedir ayuda de mis padres o parientes; eso no es una buena cosa a hacer, por supuesto. Y ya que me di cuenta que hay muchas oportunidades para ganar dinero asi como obtener reconocimiento a través de blogs de viaje, estaba pensando: tal vez debería cambiar el tema de ALAS FILIPINAS. Viajar es uno de los motivos originales de este blog de todas formas. Pero eso no significa que voy a tirar mi defensa. Lo que quiero decir es que de ahora en adelante este blog debería dar más énfasis a viajar por el país para promover el turismo.

¿Qué os parece? ¿Es ésta una buena idea? ¿Tenéis alguna sugerencia? ¿O debo empezar a escribir artículos sobre el impacto cultural de Justin Bieber a la comunidad hispana?

¿Debo seguir mi corazón y conquistar aquellas montañas?
(una cadena montañosa en algún sitio del barrio encantador de Lamfugón, Lake Sebú, Cotabato del Sur)
Allí en las frías montañas de Cotabato del Sur, como estaba inhalando el aire fresco de la mañana (y sintiendo triste que esa vacación no va a durar para siempre) y contemplando a los contornos hermosos y verdosos del Lake Sebú, sentí una repentina urgencia de volar. Y seguir mis sueños. Y volar como un águila. Porque ALAS es mi apellido.

¿Cambiar o no cambiar? Ésa es la cuestión.

11 comentarios:

jlg dijo...

Pepe, sigue tu instinto, da ALAS a tu espíritu, no existe una bitácora de viajes en Filipinas en español, (bueno, la mia) pero la tuya tiene más categoría porque tu eres filipino y yo no, tu vives en Filipinas y yo no. Los blogeros sabrán entender tu esfuerzo.

Enrique Caballos dijo...

Tal vez tengas razón. Ten presente una cosa: la bitácora es tuya, tú sabes porqué y para qué la creaste.
Es tu criatura y en ella debes conseguir las metas que tú desees.

Un consejo (disculpa la osadía) alterna tu deseo de hablar de Filipinas y sus bellezas, con tu defensa de lo Hispánico en Filipinas.

Así conjugarás ambas aficiones.

Otro consejo, el formato debe ser mas atractivo, con un fondo mas bonito y una letra mayor.

En cualquier caso, humíldemente te apoyo en todo lo que hagas.

Un saludo

Enrique

Marcos Guerrero dijo...

Me parece una idea estupenda. Te voy a decir una cosa: cuanto más rápido subes, bajas mucho más rápido.

Aunque veas que tu trabajo no tiene la repercusión que te gustaría de momento, somos muchos los que disfrutamos con tu blog.

El problema está en que en Filipinas sois pocos los que habláis castellano, entonces supongo que para la gente que no lo habla y tiene acceso a internet le resulta difícil leer tu bitácora (no sé si tu blog en inglés tiene más repercusión que este).

No te rindas y si quieres obtener ingresos extra, google tiene un servicio para sus blogs que se llama adsense ;).

Mucho ánimo y sigue adelante.

roberto dijo...

Pepe:
Puedes convertirlo en una bitácora de viajes sin que pierda su espíritu hispanista.

Cuando viajes, si haces una reseña a que la comida tipica de una ciudad está inspirado en un plato mexicano, o que hubo una ermita en un solar levantada por los agustinos a Santa Clara, o hablas de la existencia de una casa solariega del s XIX que se mantiene en pie.... Si entrevistas al antiguo propietario de la casa y le preguntas por la historia de la casa...hablarñás de viajes, de Filipinas y de su hispanismo.

Manuel Rodríguez dijo...

Hola Pepe:
he descubierto tu blog y me parece muy interesante. Fantástico poder viajar a lo largo de Filipinas contigo. Una cosa: en Filipinas se conservan canciones tradicionales en idioma español como por ejemplo villancicos de Navidad. Todavía se cantan en las ciudades de lengua chabacana. ¿Podrías poner de vez en cuando en tu blog alguna de esas viejas canciones españoles? Creo que son un tesoro y forman parte del patrimonio histórico y cultural de los filipinos. Muchos saludos desde Galicia, España.
Manuel

Manuel Rodríguez dijo...

El gobierno de la ciudad de Zamboanga creó un recopilatorio de canciones navideñas en español. No podrían ponerse en You Tube y en este Blog? Muchos saludos, Pepe...

Eduardo Leone dijo...

Dejé un comentario hace un par de días, pero parece que algo hice mal y no se envió. Trataré de repetirlo.

Estimado Pepe:

Te felicito por tu blog. No sólo me pareció interesante, sino muy útil para tu objetivo de resaltar lo buenos y lo hispánico de las Filipinas. Soy un argentino que vive en Hong Kong y casi te diría que "descubrí" tu país hace poco. Lo hallo muy similar a la América latina y es una pena que se haya perdido el idioma castellano.

Pongo mi pequeño grano de arena tratando de interesar a los otros latinos sobre la herencia común con las Filipinas.

Sigue adelante,

Eduardo

omanb033 dijo...

Te sigo hace bastante, lo que hagas va a estar bien hecho y como dicen en mi país "te banco a morir" (te sigo pase lo que pase). Un abrazo desde Argentina.

Jaime Pérez dijo...

Todo lo bello, de este cambio es que eres los ojos en español para un país increíble.
Un país que muchas personas les gustarían visitar, y seguramente muchos hispanos cuando pudieran tener conversaciones con filipinos en este tu país Filipinas.

Generarías mucha riqueza en tu país, y no deja de ser interesante que hay pocas bitácoras sobre Filipinas, y menos de viajes para eso tendrías que tener en cuenta que el turismo hispano le gusta ver también edificios y conocer historia, y si encima es historia común, y cuando uno regresa a su país, puede encontrar testigos vivos de nuestra relación, es impresionante.

En España mi país hay muchos objetos de filipinas o del arte que se compraba allí, sólo hay que ser curioso.

Un saludo y abrazo enorme, no tengas problemas por cambiar y ampliar las temáticas de tu blog, es sano dado que es como una nao que tiene que redirigir su rumbo, si más adelante tienes que cambiar de rumbo, no tengas problemas haz lo.

Historias como tesoros, arquitectónicos lingüísticos, religiosos, étnicos de cómo vive la gente, entrevistas, vistas increíbles de paisajes, desde España es impresionante si alguien por tu blog coge un avión y visita rutas que creas o recorres, y sucede que alguien puede tener información en esta lengua en la que escribo.

Eres parte ahora de una comunidad de 500 millones de personas, y tienes que buscar el beneficio para tu vida.

Un abrazo enorme des León España.

¿Cuántos Blogs hay de turismo ?

David dijo...

Cambiar o no cambiar?
Creo que el impacto de Alas Filipinas es mucho mayor de lo que piensas. Mi opinión (y seguro que muchos la comparten) es que es un blog muy valorado y respetado.
Espero que Alas Filipinas no cambie ni pierda su caracter.

Aunque entiendo tu frustración. Ojalá tuviera la respuesta para que tu bitácora generase ingresos. Quizá podrías utilizar algunas de las herramientas que otros blogueros usan para generar dinero.

ánimo y saludos.

Antonio dijo...

Enhorabuena por publicar este blog en castellano desde Filipinas.
Ojalá que las relaciones entre Iberoamérica y Filipinas se intensifiquen.
Un abrazo